En el día a día aparte de vestir con los típicos vaqueros a veces buscamos cosas más elegantes que ponernos aunque no tengamos de por medio ninguna fiesta. Para esos momento buscamos vestidos que no sean demasiado caros, ni que pertenezcan a marcas caras.

vestidos casuales mango

vestidos casuales modernos

vestidos casuales sencillos

Estos vestidos de color negro son un ejemplo de cómo vestir a diario con elegancia. Nos podremos sentir como una auténtica dama sin dejarnos el sueldo en ello. Ambos tipos son muy parecidos, son cortos ya que la falda queda por encima de la rodilla, la diferencia más importante reside en la parte de arriba. Este diseño es muy común en épocas de primavera, ya que el vestido es muy fresco.

vestidos casuales niña

Un vestido muy propio del verano. Un color blanco predominante adornado con unos estampados de un color rosa y rojo. Son vestidos muy playeros , es decir, para asistir al a playa y que le sientan bien tanto a una mujer delgada como a las más gorditas. Como su parte de abajo es muy ancha podría ser también utilizado por una señora que estuviera embarazada.

vestidos casuales verano

Este otro vestido de color verde es otro ejemplo de vestidos para vestir una noche o combinar con unos zapatos bonitos. Son vestidos más largos, más propios del invierno. En los catálogos de las revistas solemos encontrar multitud de fotos de este tipo de vestidos acompañados por gente con diversos peinados lo que nos ofrece una imagen de que pueden combinar con cualquier cosa.